BNEW Barcelona
         
We use our own and third-party cookies to analyze your navigation for statistical and personalization purposes. Click on configure cookies to personalize cookies or Accept to accept all cookies.
Config cookies    ACCEPT

Blog

21 September 2020

La oficina híbrida: fusión del mundo físico con el digital. Perspectivas sobre el camino a seguir

A mediados de marzo, cuando CBRE publicó su informe en el que describía su visión de cómo sería el sector inmobiliario en 2030: The Age of Responsive Real Estate, y justo cuando el cierre de la economía mundial transformó radicalmente la forma de trabajar de las empresas, no podíamos ni imaginarnos lo rápido que se iban a cumplir muchas de nuestras previsiones.

El proceso, por lo general lento, de adaptación a las nuevas tendencias en las preferencias laborales de los trabajadores, los hábitos de compra de los consumidores y las actividades comerciales se aceleró rápidamente para luchar contra la pandemia del COVID-19. Como se suele decir, la necesidad agudiza el ingenio.

Desde el punto de vista laboral, nuestras predicciones sobre una fuerza laboral mucho más móvil para 2030 son ya una realidad. En un abrir y cerrar de ojos, el ecosistema empresarial de las oficinas pasó a depender del teletrabajo, los dispositivos móviles, las videoconferencias, las aplicaciones de mensajería e Internet para mantenerse a flote. Sin embargo, el éxito de esta transformación ha traído consigo verdaderos retos derivados de la colisión entre la vida personal y profesional desarrolladas bajo un mismo techo.

A largo plazo, es posible que los trabajadores se sientan menos atados a la oficina física, pero lo que está claro es que la oficina continuará desempeñando un papel fundamental en el mantenimiento de una cultura de pertenencia, colaboración e innovación.

Ya antes de la llegada del COVID, el auge de los espacios de trabajo flexibles, modernos y centrados en la experiencia supuso un importante cambio con respecto al modelo tradicional del real estate. Sin embargo, solo los promotores, propietarios y empresas más innovadores optaron por seguir la senda de esta transformación. A medida que vayan saliendo del confinamiento, es probable que los trabajadores hagan bueno el dicho de que el movimiento se demuestra andando y escojan lugares de trabajo que ofrezcan nuevas opciones y espacios que les permitan cultivar su creatividad, incrementar su productividad y, sobre todo, mejorar su salud y bienestar. Esta transformación será ahora más necesaria que nunca para las empresas, que para seguir siendo competitivas deberán aprovechar el potencial de los lugares de trabajo físicos que se integran a la perfección con el mundo digital.

Es probable que la fusión entre el mundo físico y el digital afecte al lugar de trabajo físico de varias formas:

  • La densidad de ocupación de las sedes será probablemente inferior y se hará mayor hincapié en espacios de colaboración compartidos que en espacios individuales asignados. Los lugares de trabajo basados en la actividad (los activity-based workplaces) se pondrán aún más de moda. Habrá cada vez más construcciones de mayor calidad, con los acabados, el mobiliario, la tecnología y los servicios que atraen a los empleados a un lugar de trabajo. Las mesas compartidas serán cruciales para dar cabida a una plantilla más móvil que utiliza la oficina solo a tiempo parcial, promoviendo al mismo tiempo la eficiencia de costes.
  • Las salas de conferencias se diseñarán para crear entornos productivos en los que los trabajadores presenciales y quienes teletrabajan puedan colaborar de forma productiva y en igualdad de condiciones. Habrá salas de todos los tamaños dotadas de tecnología que ofrecerán herramientas interactivas para que los participantes puedan conectarse sin problemas y colaborar eficazmente de forma virtual. Ya no bastará con conferencias telefónicas. El futuro pasará por proporcionar a los asistentes a una reunión la tecnología virtual que les permita tanto verse como oírse, estén o no en la oficina.
  • Las aplicaciones móviles que conectan a los empleados entre sí y les permiten navegar por el entorno físico serán fundamentales para una comunicación eficaz y para la cultura corporativa. Entre ellas destacan las aplicaciones de distribución y acceso a los edificios, reserva de espacios, servicios cercanos y reparto de comida. En definitiva, habrá que ofrecer a los empleados las mismas cosas que tienen en la palma de sus manos en su vida personal.
  • Las estrategias de cartera podrían ser cada vez menos centralizadas y ofrecer más ubicaciones con el fin de satisfacer las necesidades de una plantilla más móvil. Crear una red de ubicaciones de fácil acceso y que evoquen una sensación de pertenencia y familiaridad a las personas que visitan los edificios será esencial en la futura estrategia de cartera. Es probable que, como parte de esta estrategia, se dará un valor especial a las opciones de espacios flexibles. Los sistemas de alquiler de puestos de trabajo de pago por uso pueden ser más habituales en el futuro.

Los usuarios de las oficinas se encuentran actualmente en la confluencia, cada vez más importante, del mundo físico con el digital y deben desarrollar estrategias que fusionen eficazmente ambos mundos para forjar el futuro respecto a cómo interactuarán las personas con el lugar de trabajo.

 

La oficina híbrida: fusión del mundo físico con el digital. Perspectivas sobre el camino a seguir
ACCESS TO BNEW
REGISTER  
Contact us
PRIVACY   TERMS OF USE
@2020 BNEW All rights reserved